Un humilde jabón es el único enemigo del Coronavirus