Memo Aponte acepta audios, pero no acoso