Entran a la casa en ruinas de Cantinflas