darth20

Publicado por & archivado en Famosos, Series, Vidas.


Luke, yo soy tu padre:Darth Vader… (“No, I’m your father”).

Joder niño,coño Micky.Levantante a trabajar

En las últimas semanas se ha dado un romance entre  el público -de todos los niveles sociales- y Luis Miguel, gracias al fenómeno que se ha convertido la serie de su vida,producida por Netflix.Este amor ya no sólo se da sólo  entre sus fans maduras,porque”Luis Miguel,la serie” ha unido a todas las generaciones y no hay quién no sienta ahora empatía o cariño por el cantante y todo gracias a las astutas plumas de los escritores de la historia de su vida contada,claro a su muy particular beneficio,porque en el guión todo es negro para su padre Luisito Rey,el ser más odiado por México,y blanco para el indefenso Micky.

“El Sol” aseguró desde que se anunció la producción de la serie que él mismo iba a contar su verdad,pero no es difícil,dejando de lado el embrujo de la Luismanía,deducir que con esta producción de paso, ¿o de manera planeada?,limpió su imagen,la que ya estaba bastante vapuleada,cual si hubiera lanzado sobre él una cubeta de cloro y todos sus lados oscuros pasaron a ser blanquísimos.Ese impactante brillo logrado hizo incluso que las más sesudas periodistas de espectáculos,quienes antes criticaron su estilo de vida,vicios conocidos,sobrepeso y cancelaciones de sus shows,cayeran también ante su encantado renovado y se unieran al dolor del cantante ante cada acción de su padre que revela la serie,olvidando como todos de que el relato también tiene aspectos de ficción.

Pero envueltos en la novela amamos a los buenos (Luis Mi,Alex y Marcela) y odiamos a los malos (Luisito Rey y Tito).A los buenos se les justifica y hasta se maneja con sutileza sus pecados ¿o que es el discreto toque de nariz de Micky?,y en tanto a los villanos les magnifican sus debilidades.Ya lo declaró Roberto Palazuelos:”Luis Miguel no fue bueno”.Y entre esas actitudes nada buenas,según reportes de prensa,destaca la manera tan poco caballerosa de terminar con sus mujeres,quienes aceptaron por él retirarse,o hacer un alto en sus carreras para ser de su exclusividad.A la pobre de Myrka Dellanos no le envió avión a Miami para hacerle saber “sutilmente” que todo había terminado,con Mariah Carey se dice que terminó también de forma poco caballerosa y que ella colapsó en crisis en un hospital y hasta se aseguró que intentó suicidarse,pero la cantante inmediatamente a través de su representante alegó cansancio y su posterior venganza fue declarar que nunca anduvo con él.Otra que ni desea recordar su pasado con Luis es Sofía Vergara;y Aracely Arámbula se ha quejado que casi no ve a sus hijos,ni está al día con su pensión.

Para el productor Alfred D. Herger,quien ayudó a Luis Miguel y su familia desde los inicios de su carrera,su desbalance emocional es porque está bien traumatizado.“No es fácil determinar lo que le ocurre, pero entiendo que está bien traumatizado, vive en una cápsula, en negación, que es un mecanismo de defensa del ser humano”.

Hasta donde Luis Miguel ha contado su vida amorosa en la serie,él fue traicionado y él es  infeliz,agregando además a las causas de su sufrimiento la mala relación con su padre y la desaparición de su madre.Así que ahí nos encontramos tratando de descubrir la realidad sobre el relato fantástico,en una entrega semanal (otra astucia),para nuevamente y como cada domingo vociferar contra Luis Rey,el villano de esta historia que mucho coincide con la batalla entre padre e hijo de Luke y Darth Vader de La Guerra de Las Galaxias,con todo y su lado oscuro.

Al creador de “Frente a una copa de vino”,seguramente por estrategia de marketing,más que por prisas de sacar el guión,no se le destacó su lado humano,sino sus villanías.Y es que Luisito Rey también fue un niño maltratado que tuvo que trabajar cantando para mantener a su familia.El ciclo del abuso y maltrato infantil lo repite en su generación,pero eso no hubiera sido tan vendible para Netflix y nuestro Micky no estaría ahora a nivel de Dios,casi como Elvis Presley,por cierto el cantante lo imitaba muy bien de niño y su padre le ponía sus discos,porque así deseaba que fuera en su carrera,curiosamente su hijo nunca quiso ampliar su horizonte al mercado anglosajón,pese a que sí grabó en inglés (se dice que no soportó la crítica).

No sería Elvis,pero Luis Mirrey ha recuperado su trono,llena los lugares en que se presenta, como en sus mejores tiempos, gracias a que decidió hablar estratégicamente y ¡por fin! de su súper vendible vida.Hoy retoma el poder y su mirreynato.

Pero,joder ¡Viva Micky!

Texto: @columnaria

 

La Columnaria Blog